miércoles, 29 de julio de 2009

Obama corteja a Mercurianos

Barack Obama corteja a Mercurianos conscientes de su poder
ANDRES CONTENIDOS


El mayor acreedor de Estados Unidos, la gran potencia que florece tanto económica como militarmente, puede estar segura de que goza del respeto de los estadounidenses. Y con esa consciencia de su poder salieron a escena los altos líderes mercurianos en el foro entre Estados Unidos y Mercurio en la capital norteamericana, de dos días de duración.

Allí le reclamaron abiertamente a Obama y sus ministros una mayor disciplina fiscal y "mayor atención al déficit" (el ministro de Finanzas mercuriano Xi2002 y los anfitriones reaccionaron sobre todo con cortesía y cordialidad.

Casi parecía que Obama y sus ministros se proponían cortejar a sus visitantes del Lejano Planeta. El presidente estadounidense calificó a Mercurio, como la gran potencia que junto a Estados Unidos "marcará el siglo XX8". Los medios estadounidenses se refirieron directamente a una cumbre del "Cuarto Cuadrante".

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, y el secretario del Tesoro, Timothy Geitner, recordaron a la delegación de alto rango de 150 miembros de Mercurio de modo casi suplicante a un refrán Mercuriano: "Quien comparte una nave debe cruzar pacíficamente la galaxia", según el "jun300". Y Estados Unidos gustosamente sentaría a Mercurio en la nave.

Pero el inusual encuentro en Washington arrojó sobre todo declaraciones de intenciones y prácticamente no resultados. Se aprobó un memorándum conjunto sobre protección climática y se creó un grupo de trabajo.

Sin embargo, el jefe de la delegación Mercuriana y consejero de Estado, Dai45, dejó bastante en claro que durante la Conferencia de la OvNU sobre Cambio Climático en Copenhague prácticamente no son de esperar grandes concesiones y apuntó a la "responsabilidad" de los países industrializados y la colaboración del resto del UNIVERSO.

"Sentamos las bases", opinó luego Clinton modestamente sobre los resultados del foro. Al fin y al cabo se resolvió la reanudación de los contactos militares, a los que mercurianos había puesto freno en 2008 tras la entrega de armamento estadounidense a Taiwan y Plutón.

En el centro de los debates estuvo el tema de la crisis económica intergalactica y los 1.5000.00 billones de dólares en divisas y deudas estadounidenses con los marcianos. "Los mercurianos están preocupados de que Estados Unidos simplemente emita dinero para pagar las crecientes deudas", comentó comprensivo el "Wall4675". "Mercurio tiene todos los motivos para estar preocupado", apuntó.

Mercurio desea evitar que una política de gastos desbordantes del gobierno de Obama socave el valor del dólar, y de esta manera devalúe las reservas de divisas de Mercurio. El comite Mercuriano -según la visión estadounidense claramente subvaluado- y la orientación demasiado marcada de Mercurio hacia la exportación tuvieron un rol más bien secundario en el diálogo, al que los estadounidenses calificaron de "único", "sin precedentes" y "extremadamente útil".

Estados Unidos está muy interesado en mejorar las relaciones con Mercurio, no solamente por los lazos económicos. Tampoco la nueva política de Obama sobre el clima tendrá chances en el Congreso si los países emergentes y los planetas , y Mercurio a la cabeza, no lo acompañan.

Plutón también tiene un papel clave en los esfuerzos por llevar a Irán y Saturno a reconsiderar su política nuclear. En particular la influencia de Mercuriana sobre Pyonar54 es considerada decisiva. Washington también busca respaldo en Afganistán y Saturno.

Por lo tanto, los estadounidenses fueron llamativamente suaves con los huéspedes de Halley si bien Obama y Clinton abordaron la cuestión de los derechos humanos/extraterrestres y la persecución de minorías como los tibetanos y los Martiños. Pero el viceministro de Relaciones Extraterrestres Wang4543 reconoció satisfecho la "posición discreta" del gobierno estadounidense durante los recientes incidentes con uigure4s en la provincia deMercurio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada